12 ideas para vivir una feliz Navidad (de verdad)

Compártenos en tus redes:

Navidad llega una vez más a nuestras vidas, y ya sabemos por qué muchas personas se deprimen en estas fechas. Es habitual encontrarnos con gente que huye de ella -de forma literal o figurada-, que la niega o se pone de mal humor.

Todas las opciones son respetables. Sin embargo, si eres una de esas personas y tu deseo es normalizar esta fecha tan señalada o sentir menor malestar, te traemos una mesa llena de trucos para sobrellevar esta época del año con más sonrisas que lágrimas.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más
  1. Permítete sentir lo que sientas. No tienes por qué sentirte pleno y dichoso, si sientes nostalgia o tristeza acéptala como parte del proceso. Deja de luchar contra ello.
  2. Relativiza su importancia. Nos “obligan” a pensar que la Navidad debe ser una época mágica, y si no lo es, podemos llegar a frustrarnos y odiar este mes. Veamos, ¿cuán de importante es para ti? ¿Acaso estas semanas son tan diferentes de las demás? Si normalizas estos días o analizas el valor real que tiene para ti, probablemente te afectará menos.
  3. Ajusta las expectativas. La publicidad nos enseña cómo se supone que deben vivirse y sentirse estos días, lo que puede hacer que creemos una expectativa muy alta, e incluso irracional.
    Imagina que vas a una cita esperando encontrarte a una persona increíble en un caballo blanco dispuesta a llevarte a recorrer el mundo en barco. Esto puede generar que vivas la cita como una decepción incluso si ha sido maravillosa, te impide disfrutar del momento y lo que te puede ofrecer la persona que tienes delante. Con las reuniones navideñas pasa algo parecido.
  4. Evita las comparaciones. Nos pone tristes compararnos con otras familias y personas, porque nos fijamos en aquello en lo que nos sentimos inferiores. Hay un dicho que dice que ‘en todas las casas cuecen habas’ y viene a decir que, no siempre es todo tan maravilloso como parece desde fuera, ya que toda casa tiene sus propios problemas.
  5. Asume tu realidad. Tal vez no tienes dinero para irte al Caribe pero sí para irte a Menorca, donde hay unas playas fantásticas, y ser capaz de no disfrutarlo porque continuamente te lamentas por lo que nunca vas a tener. Así te será muy difícil disfrutar tu situación, sea cual sea.
  6. Piensa en lo que sí tienes. Ponemos sin querer el foco en aquello que no tenemos, y se nos olvida pensar en lo que sí tenemos. Busca aquello que tienes que te hace sentir bien -material o no-, y siéntete agradecido por ello.
  7. Pasa de una ‘situación ideal’, a una ‘situación deseada realista’ y sácale el máximo provecho. ‘Cómo me gustaría a mí que fueran las cosas’ es diferente de ‘dentro de lo que tengo, qué es lo mejor que puedo conseguir’.
    No puedo cambiar ser bajito y no llegar al estante de arriba a coger el bote de tomate; puedo quejarme por no medir 1.80 y comerme los macarrones con sal o, aceptar mi estatura, coger un taburete o pedir ayuda, alcanzar el tomate y crear una salsa riquísima.
  8. Desmaterializa Navidad. Si la situación económica supone un hándicap en Navidad y te hace sentir mal, plantéate las cosas fuera de su valor material. El mejor regalo y la mejor cena no suelen ser lo más caros, sino los que se hacen con más cariño.
  9. Focaliza en el presente. El pasado ahí está y nadie lo va a borrar. Piensa en el hoy y construye nuevos recuerdos para paliar los malos. Si has tenido malas experiencias en estas fechas, o te recuerda tiempos mejores que nunca volverán: trata de cambiar la perspectiva creando nuevas experiencias positivas. Piensa en aquello que te apetezca hacer aunque no sea lo habitual (sea lo que sea), crea nuevas tradiciones, comparte el momento con personas con las que te encuentras cómodo, crea nuevos círculos sociales…
  10. Esa persona que desgraciadamente ya no está, querría verte feliz. Aunque lo quisiéramos, no podríamos devolverte un ser querido que se ha ido, aún sabiendo que su pérdida es muy dolorosa. Probablemente esta persona querría verte contento, y ése es el mejor homenaje que puedes rendirle.
  11. Recupera lo positivo del año. La revisión anual de logros y fracasos nos hace caer en la tristeza si sentimos que ha sido un año de pérdidas o errores. Por ello es importante pensar en aquello que sí he conseguido y no restarle valor ni mérito.
  12. Establece objetivos futuros. Los sueños importan, y mucho.

Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

Saber más


Si te encuentras en peligro o en una situación de emergencia, no recurras a esta web.

Llama al 112 para ayuda inmediata.